QUIÉN SOY

Ale Zea (Sevilla 1977) pintor, fotógrafo y diseñador gráfico, licenciado en Bellas Artes en 2003 por la Universidad de Sevilla, es primer premio National Geographic 2012 Photo Contest by IMS. Mountain. Traces.

Empecé en la fotografía cuando estaba cursando el tercer curso de Bellas Artes en la Universidad de Sevilla. Por aquella época la mayoría teníamos aún cámaras con película y las cámaras digitales estaban saliendo al mercado en ese momento y eran pocos los que tenían una (sólo el profesor de la clase tenía en aquella época una cámara digital). Fue en esa clase de fotografía donde inicié a dar mis primeros pasos con el manejo de la cámara, el revelado en el cuarto oscuro, la elaboración de nuestros propios carretes, los procesados y las copias sobre papel realizadas con la ampliadora. Un nuevo mundo se abría ante mis ojos. Era fantástico.

Tras haber probado distintas disciplinas dentro de la fotografía, he descubierto que mi gran pasión es la fotografía de reportajes, naturaleza y la fotografía infantil.

Mi pasión por la naturaleza es anterior al de la fotografía y viene también de mi paso por la facultad de Bellas Artes, donde ya tuve contacto directo con el medio natural y el paisaje a través de la pintura del natural. Es a raíz de una expedición geológica que realicé con la Facultad de Geología de Tübingen (Alemania) a Groenlandia donde pude observar de cerca la naturaleza en su estado más salvaje. Me cautivó de tal manera que desde ese momento decidí dedicarme a fotografiarla. Cada día paso más tiempo en ella, y me siento cada vez más comprometido en su conservacionismo, respeto hacia ella y sus valores patrimoniales.

Y mi otra gran pasión es la fotografía infantil, que desarrollo de forma profesional y me dedico a ella tanto en Alemania como en España (debido a la ley de protección del menor, no se me permite subir las fotografías a la web). Fotografiar la infancia y las edades tempranas supone un gran reto.

El poder buscar y captar la belleza, la inocencia, la picaresca, la frescura, la naturalidad y la ternura me permiten ilusionarme y de alguna manera revivir el niño que hay en mí.

Cuando me licencié, emigré a Alemania donde actualmente resido y trabajo. Fue aquí en este país donde me fui profesionalizando poco a poco hasta hacer de la fotografía un modo de vida.

 

Ale Zea